Shine

CAPÍTULO 1:


Era más de medianoche y llevaba más de una hora aburrida, sola, sin hablar casi con nadie. Me encontraba en la fiesta anual de mi hermano mellizo, Jasper, fiesta que celebraba desde que tenía 16 años, el primer fin de semana que estábamos en nuestra casa de verano de Ibiza. Días atrás me había casi suplicado que fuese a su fiesta, cosa que me extrañó muchísimo debido a que llevaba varios años sin asistir a ella porque aunque sus amigos también eran mis amigos y hablaba con mucha gente, las fiestas en casa siempre me parecieron un poco estresantes y agobiantes ya que hay muchos invitados en muy poco espacio.
Nia por favor ven a la fiesta te lo pasarás bien-me dijo mi hermano.
Cuan equivocada estuve al aceptar asistir a esta, pensaba que realmente me lo pasaría bien, hablaría con mucha gente, bailaría, me divertiría, pero no fue así y por eso me encontraba tumbada en una de nuestras hamacas al lado de la piscina contemplando las estrellas con un vaso de Bacardi limón cola en la mano mientras se me arrugaba mi vestido favorito color chocolate. Estaba intentando adivinar cual de todas esas estrellas formaba la constelación de la Osa Mayor cuando mi hermano me llamó desde dentro:
-Nia ven tengo una sorpresa para ti.-me pareció algo extraño y me senté en la tumbona lista para ir dentro pero entonces me di cuenta de que seguramente era una broma de esas de que cuando llegas al lado de la persona que te llamo y le preguntas que pasa te contesta lo típico de “a que jode venir para nada” así que me volví a tumbar y bebí un largo sorbo de mi vaso antes de contestarle.
-No soy tonta, se que es mentira, dejame en paz, en serio Jasper no vuelvo a hacerte caso en la vida esta fiesta es una soberana mierda.-le grite.
-Vale lo que tu digas, pero ven en serio, tengo una sorpresa para ti.
-Y yo a Cristiano Ronaldo en el bolsillo.
Estaba cansada y lo único que deseaba en esos momentos era que toda esa gente se marchase para poder dormir tranquilamente en mi cama, no quería ser la tonta de la fiesta a la que su hermanito le gastase una broma pesada. No era tonta.
Volví a intentar divisar constelaciones, cosa que se me daba fatal, cuando una mano gélida se poso en mi hombro desnudo y una voz aterciopelada me susurró al oído:
-Vaya recibimiento, yo que pensaba que irías corriendo a abrirme la puerta.-me gire lo más rápido que pude, esa voz me sonaba pero era imposible, llevaba desde los 17 años sin verle ¿Qué hacía él aquí? No quise pensar más y le abracé lo más fuerte que pude.


CAPÍTULO 2

-Te he echado muchísimo de menos.-le dije mientras le abrazaba aún más fuerte.
-Y yo a ti Nia, no sabes las ganas que tenía de verte, de abrazarte, de estar hasta las 5 de la mañana hablando por el msn o de fiesta, no sabes las ganas que tenía de salir con tigo de fiesta, cariño.-me alejé un poco de él, y mis lágrimas brotaron incontroladas, apoye mi cabeza en su hombro. No llores, que te vas a estropear el maquillaje y lo que es peor vas a hacer que me ponga yo a llorar.-levante lentamente la cabeza clavando mis ojos en los suyos, sonreí.
-Y... ¿qué se supone que hace aquí el mismísimo Bill Kaulitz Trümper?-le pregunté mientras me enjuagaba las lágrimas de los ojos.
-Tenía ganas de verte, muchas ganas de verte.
-Y yo a ti no sabes cuantas, te echo de menos, el instituto no fue nada divertido sin ti.
-Pues el dar giras por todo el mundo sin mi mejor amiga para que me haga reír en todo momento no sabes lo soso que es.-le hice una mueca.
-Tampoco será para tanto, tonto.- dije mientras le acariciaba la mejilla.
-Si que lo es, todos te echamos mucho de menos.
-Todos no, te lo aseguro.- le espete mientras bebía un trago.
-¿Aún no se te paso el cabreo?
-Bill, no es un simple cabreo, no es algo que se me puede pasar de un día a otro, le odio con todas mis fuerzas, por mi no le veía nunca más, a él le debes que no haya ido aún a ninguno de vuestros conciertos, no quiero verle más, me destrozó la vida una vez, no volverá a hacerlo. -suspiro.
-¿Qué esa es la causa de que no hayas ido a ninguno de nuestros conciertos? No me parece normal, mira mañana le despido y tocas tú en su lugar, ¿te parece?-me empecé a reír.
-Me parece.
Entramos en la casa, teníamos mucho de que hablar y afuera empezaba a hacer frío.
-¿Qué, te gustó la sorpresa?-me dijo mi hermano.
-Me encantó, eres el mejor-dije mientras le abrazaba. En serio Jasper, gracias.
-Por esto insistí tanto en que vinieses a mi fiesta, tonta, ¿que te pensabas que quería torturarte?-le conteste con una mueca, siempre estaba pensando en mí era el mejor hermano mayor del mundo, por 5 minutos pero al fin y al cabo mayor.
Bill y yo nos fuimos a mi habitación, ya dentro nos sentamos en mi cama y empezamos a hablar sobre todo lo sucedido en estos años sin vernos ya que nuestras conversaciones telefónicas nunca eran muy largas bien porque necesitaban a Bill para algo o bien porque casi no tenía saldo y se cortaba. Estuvimos hasta las 6:30 de la mañana hablando, nuestro nuevo récord ya que lo máximo que llegamos una vez fueron las 5 de la madrugada. Nos dormimos acurrucado uno en el otro con la misma ropa que llevamos para la fiesta.

CAPÍTULO 3

Eran las 2 del mediodía cuando despertamos, mis padres seguramente ya habrían llegado de sus “vacaciones por un día” me cambié de ropa y le presté una camiseta y unos pantalones de mi hermano a mi invitado, mientras bajábamos las escaleras pude oler la comida que estaba preparando mi madre, no me equivocaba ya habían llegado.
Entramos en la cocina y mi madre al verle casi ni se inmuto nos saludo con un enérgico <<buenos días dormilones>> y nos dio a ambos dos besos, debí abrir mucho la boca por la sorpresa de encontrarles tan tranquilos por la presencia del mismísimo Bill, porque mi padre que acababa de entrar por la puerta de la cocina dándole la mano a Bill como saludo me dijo:
-Estefanía procura cerrar la boca hija, te van a entrar moscas dentro.
-Pero, pero, que es Bill el de Tokio Hotel, mi mejor amigo llevo casi 4 años sin verle ¿no os sorprende el tenerlo aquí en casa?-mi madre me miró y sonrío de oreja a oreja.
-Cielo, nosotros ya sabíamos que estaba aquí, se van a quedar todo el verano en casa, fuimos nosotros quien les invitó porque últimamente estabas algo deprimida y tu padre y yo pensamos que así te alegrarías un poco.
-¿Un poco nada más? Me encanta mamá gracias-les abracé
Mientras me sentaba a la mesa para comer la lasaña de carne de mi madre me percate de una cosa que antes había pasado por alto durante la conversación, había utilizado el plural lo que quería decir que no sólo Bill estaría este verano con migo.
-Mamá, ¿entonces Georg también vendrá? ¡Va a ser genial!- los tres se volvieron y me miraron, mi madre negó con la cabeza.
-A bueno no pasa nada-dije con voz enérgica. -Gustav me cae super bien y como es madrugador como yo podremos hacer deporte juntos antes que el dormilón de Bill se despierte y así puedo conocerle mejor-dije, empecé a comer de manera acelerada, tenía mucha hambre, nadie hablaba no se movían, levante la cabeza y todos me miraban, cosa mala.-¿Viene Simone, entonces?- Bill me cogió la mano y me miró con esos ojos marrones que te penetraban el alma, sino venía Georg, ni Gustav ni Simone solo podía ser... -!NO¡-grite. No, no, no Bill haz algo, diles, diles que no, no puedo verle, no quiero estar a menos de 1000 metros de él, Bill ayudame inventate una escusa pero... que no venga, no quiero.-empece a llorar entrecortada mente, casi no podía respirar, Bill me abrazó fuertemente. Tú sabes lo que me hizo, no puede venir aquí.
-Nia, no pude hacer nada tus padres creen que si estás así estos últimos años es porque estás mal con él, solo quieren que lo arregléis de una vez por todas para que vuelvas a ser la misma chica de antes, no la que se encierra en su habitación y no sale nunca con nadie y no solo ellos están preocupados también Jasper, tus amigas y yo.-me susurro al oído.
-Bill, no lo entiendes si estoy así no es por él, es por ti, porque llevo años sin verte en persona él no tiene nada que ver.-encaró una ceja mientras me miraba.
-A mi no me puedes mentir nos conocemos desde antes de aprender a usar el orinal y se que le quisiste mucho, que te dolió lo que te hizo lógicamente y que no le olvidaste, Estefanía reconozlo, le quieres, esta tortura tiene que terminar, tenéis que hablar lo.
-¿Tortura? ¿Torturar para quien? Para mi...-le mire, estaba perdida, baje la mirada y continué.- No puedo mentirte para mi fue una tortura ¿pero para él? Para el no, ni por asomo.-iba a empezar a replicarme pero antes de que pudiese mediar palabra le pose la yema de mi dedo índice sobre sus húmedos labios.-Tú tampoco me puedes mentir a mi.
A todo esto mis padres no dijeron nada permanecieron en silencio durante la comida, cuando nos íbamos a marchar a la piscina mi madre me agarró por los hombros y me susurró:
-Háblalo con él te sentirás mejor, te lo prometo.
-Eso no lo puedes saber.
-Créeme, lo sé por propia experiencia, por favor intentalo, aunque sea por mi, no puedo soportar verte más así Nia.


 CAPITULO 4

Nos fuimos a la piscina los tres (Bill, Jasper y yo), estuvimos toda la tarde jugando, riendo y hablando como cuando éramos más pequeños y nos pasábamos las tardes de verano aquí, aunque antaño no éramos tres, sino cuatro los que estábamos en mi piscina, moví la cabeza bruscamente, intentando quitarme esos recuerdos de mi cabeza no quería ponerme a llorar y aún menos pensar en cuando vendría a mi casa esa cuarta persona. Cuando por fin volví a la realidad Bill y Jasper me miraban, Jasper se acercó a mi y me susurró:
-No te comas la cabeza ahora, hasta mañana no va a venir, tranquila.-le sonreí y me dio un beso. Ahora sólo debes preocuparte por... NOSOTROS-gritó mientras él y Bill intentaban meterme debajo del agua, cosa que consiguieron pero no sin antes acabar ellos varias veces sumergidos por mí, era muy buena en esto y ellos no podrían con migo.
-No as cambiado nada.-comentó Bill mientras los tres estábamos tumbados tomando el sol. Sigues siendo a la única chica que no he podido sumergir yo sólo y la única que ha conseguido sumergirme a mí.
-Lo sé, soy única e inigualable.-dije mientras me ponía de pie y posaba como una super modelo. Los tres echamos a reír, hacía mucho que no me lo pasaba tan bien.
Por la noche no fuimos a ningún sitio, era viernes y seguramente habría mucho ambiente por las discotecas de Ibiza y lo que es mejor seguramente aquí Bill pasase desapercibido entre tanto famoso, pero preferimos quedarnos en casa viendo Iron man por decimoséptima vez mientras representábamos nuestras escenas favoritas. Fue muy divertido. Después de hacer el payaso con la película se nos ocurrió jugar al Sing Star, Bill y yo siempre hemos cantados muy bien desde pequeñitos, la única diferencia es que yo le cantaba a la ducha y Bill a un montón de gente, como era de esperar Jasper quedaba siempre muy detrás de nosotros, pero Bill y yo estábamos muy igualados, así que para escoger ganador decidimos elegir cada uno una canción que se nos diese bien y por separado cantarla, el que más puntos tuviese sería el ganador y podría mandarle al otro hacer cualquier cosa, esta disputa dejaba fuera a Jasper cosa que le alegraba mucho. Empezó Bill, 9550 puntos, me iba a resultar algo difícil ganarle pero... tenía la esperanza de vencerlo o por lo menos de empatar. Empezó la canción iba muy bien estaba muy ilusionada con ganar a Bill ya que ahora era cantante profesional no como las otras veces que le ganaba, estaba en el último estribillo, 9450 puntos llevaba ya y aún tenía una frase para llegar a 10.000 lo iba a conseguir, entonces escuché una voz tras de mí:
-Aún cantas cómo los ángeles.
Dejé caer el micro, me quede en silencio mirando a la pantalla, había perdido, pero eso poco me importaba ahora, le había oído, había escuchado su voz de nuevo, haciendo que se me erizase el vello de los brazos, no me giré, aún tenía la esperanza de que hubiese sido una imaginación.
-Me alegro de verte.-me susurró al oído.
Los pelos de la nuca se me erizaron, la respiración se me cortó y no se si alguien dijo algo o no porque en mi cabeza sólo resonaban en eco esas dos frases: Aún cantas cómo los ángeles, me alegro de verte, Aún cantas cómo los ángeles, me alegro de verte, Aún cantas cómo los ángeles, me alegro de verte,Aún cantas cómo los ángeles, me alegro de verte...
Era imposible, debía llegar mañana no hoy, pero no había ninguna duda ni la más mínima posibilidad de equivocación, era él.

CAPITULO 5

Seguía sin mirar atrás, tenía la mirada clavada en la pantalla, sentí su mano cálida sobre mi hombro, era él y debía ser fuerte, demasiado tarde, las lágrimas ya corrían aceleradamente por mis mejillas y la vista la tenía borrosa, Bill se acercó a mí despacio, se puso delante mía mirándome, entonces miró a la persona que tenía detrás con cara de muy pocos amigos, reaccioné, no podía llorar por su causa, no delante de él al menos, me hizo mucho pero no iba a darle el gozo de verme llorar por su culpa. Cerré los ojos y respiré hondo, me quite rápidamente las lágrimas que caían por mis mejillas con la palma de la mano y me giré quedándome a escasos 5 centímetro de él, me sonrió.
-Tenía muchas ganas de verte Nia -me espetó con todo el morro del mundo, acaso para él no había pasado nada, ¿no significó nada? ¿O tal vez tan poco que se creía que yo le había perdonado? Estaba muy equivocado pensando eso, Tom Kaulitz Trümper no se merecía mi perdón.
-Llamame mejor Estefanía, Nia es solo para los amigos, los de verdad. La verdad es que yo no tenía muchas ganas de verte Tom, nunca pensé que volvería a hablar contigo y mucho menos que vendrías a mi casa, yo no me atrevería a venir si fuera tú, se me cairía la cara de vergüenza, aunque veo que tú no tienes ese problema.-suspire.- Pero seré educada.-le di dos besos en señal de bienvenida y le regale una sonrisa falsa. -Espero que te lo pases bien aquí.-me marché muy orgullosa hacía mi habitación, ¿que se pensaba que le iba a recibir con los brazos abiertos? ¿Que al verle le abrazaría llorando y suplicando que me perdonase? Se equivocaba y mucho.
Cerré de un portazo y me senté en la cama, ¿porque me pasan estas cosas a mi? Yo solo quería estar con Bill, llevaba mucho sin verle ¿porque tenia que venir su hermano a fastidiar las que iban a ser mis mejores vacaciones de verano? Me cogí las piernas y empecé a llorar, no podía ignorar lo que había acabado de pasar con Tom, no podía recordar todo lo bueno que había vivido con él, y olvidar lo malo así como así, antes no podíamos estar separados durante más de 3 días, no podía vivir sin él y por lo que me contaba Bill el tampoco sin mí, ¿como pudo portarse tan mal con migo? ¿Como fue capaz de olvidarlo todo? ¿Como fue capaz de decirme esas cosas que me destrozaron por dentro? No lo entiendo ni lo entenderé si tan sólo me hubiese querido la mitad que yo le quise a él no me hubiese dicho todo eso, si de verdad hubiese sido mi amigo, si signifiqué algo para él no se hubiese comportado así.


CAPITULO 6

Tom.................................

Estaba terminando de hacer mi equipaje para irme mañana a Ibiza, donde ya se encontraba mi hermano, a la casa de mi vieja amiga Nia, tenía muchas ganas de verla, hacía años que no estábamos juntos y aunque ella y yo hubiésemos terminando mal nuestra relación, tenía la esperanza de que el tiempo lo hubiese arreglado, no podía estar más tiempo sin estar con ella éramos amigos desde muy pequeños y nosotros cuatro (Bill, Jasper, Nia y yo) siempre fuimos inseparables, ahora después de tanto tiempo quería que todo fuese como antes, deseaba ganarle a Jasper en la Play, hundir a Nia en la piscina, ya que yo era él único que lo conseguía, ir a la playa, a las discotecas, a todos los sitios a los que siempre íbamos todos los veranos los cuatro en nuestras vacaciones en la casa de los padres de Nia y Jasper en Ibiza, pero lo que más deseaba desde que Nia y yo discutimos era arreglarlo con ella, no soportaba esta tortura más, teníamos que zanjar de una vez por todas esta locura.
De repente sonó mi móvil, asustándome.
-¿Si?
-Emm Tom Kaulitz?
-Si, soy yo.
-Soy de la compañía Air Berlín y le llamo para preguntarle,si no le importaría volar esta tarde hasta Ibiza en vez de mañana por la mañana ya que en este vuelo tendrá usted más privacidad y no habrá fans en el aeropuerto.
-A sí, claro, me encantaría.
-De acuerdo, su vuelo saldrá dentro de 2 horas. Gracias.
-Gracias a usted.

Colgué, la suerte estaba de mi parte, nadie se esperaba mi llegada hasta mañana por la mañana, ahora podré darles una sorpresa.
Llegué al aeropuerto, el chico que me llamó tenía razón no había ni paparazzis ni fans esperándome, debido a que todo el mundo pensaba que saldría mañana de Berlín dirección Ibiza. Durante el viaje me dedique a escuchar música y a mirar a las azafatas, me encantaba viajar en esta compañía cuando iba sólo, ya que las ausiliares de vuelo eran todas muy guapas.
Cuando llegué al aeropuerto de Ibiza cogí un taxi y me dirigí a la urbanización donde se encontraba la casa de Nia, era una urbanización preciosa, situada a 500 metro de la playa. Al llegar a la urbanización busqué el número 21, tarde un poco en encontrarlo ya que hacía años que no venía a pasar aquí las vacaciones, piqué al timbre y me abrió la madre de Jasper y Nia, Rose, estaba algo sorprendida.
-Ola Rose ¿que tal estás?-le pregunte mientras le daba un fuerte abrazo.-No as cambiado nada.
-Oh gracias, de ti no puedo decir lo mismo, casi desde que te conozco llevabas rastas y ahora te pones trencitas y pendientes, pero me gustas más así, cariño.-le sonreí, desde siempre Rose fue como una segunda madre para mí.
-Te agradezco mucho que nos hayas invitado a mi hermano y a mi, tenía muchas ganas de ver a Jasper y a Nia. Por cierto mi madre te manda recuerdos y me pidió que te dijese que cuando vuelvas a Alemania vayas a nuestra casa, que tiene algo para ti
-¿Qué sorpresa me tiene preparada?
-No tengo ni idea, la verdad.
-Bueno, te creeré y Tom ya sabes que para mi no es ninguna molestia el que tú y tu hermano paséis el verano con nosotros, lo lleváis haciendo desde bebés.
-Ya, pero ahora que nos conocen en todo el mundo nos parecía raro pasar aquí el verano y pensábamos que seriamos una molestia y más si se enteran de que estamos aquí.
-No se enterará nadie, tranquilo, ya he visto a muchos famosos pasear normalmente por la playa incluso alguno tienen casas en esta misma urbanización, la gente de aquí ya está tan acostumbrada que pasan desapercibidos, así que no os preocupéis por eso.
-Ya me dejas más tranquilo Rose, y dime ¿que tal Nia? Me preocupaste mucho cuando hablaste con nosotros sobre ella.
-Desde que está aquí Bill esta irreconocible, se pasa el día riendo y siempre está contenta, vuelve a ser como antes cuando erais amigos.
-Me alegro mucho, Bill y ella siempre fueron muy amigos, nuestra relación digamos que era... algo distinta...
-Se muy bien cual era vuestra relación Tom, no soy tonta y la verdad nunca me importó, más bien me alegraba mucho, pero desde que os marchasteis, desde que discutisteis... a cambiado mucho.
-¿Te dijo de que discutimos?
-No, no quiere decirme nada, ya sabes como es, le gusta guardarse los problemas para ella, no los quiere hablar con nadie.
-Si lose, es muy cabezona. ¿Donde está ahora?
-Está en el salón de la planta de arriba, están jugando al Sing Star.
-¿Y quien ganó? ¿Bill o Nia?
-Eso no lo se, pero sube no te quedes aquí parado, venga.
Subí las escaleras procurando hacer el menor ruido posible, quería darle una sorpresa a Nia. Me dirigí al salón, estaba cantando y sólo la podía ver por detrás, su melena castaña rojiza, le llegaba a media espalda.
-Aún cantas cómo los ángeles.- le dije, quería saber como reaccionaba, se le calló el micro de las manos y se puso muy tensa. Me acerqué un poco más a ella y le susurre al oído mientras le ponía una mano en su hombro derecho.-Me alegro de verte.- Paso bastante tiempo hasta qué porfín se giró y pude verle esos ojos tan bonitos de color verde mar, esos ojos que me volvían loco. Le sonreí.-Tenía muchas ganas de verte Nia.- Me escudriñó con la mirada durante unos segundos antes de contestarme.
-Llamame mejor Estefanía, Nia es solo para los amigos, los de verdad. La verdad es que yo no tenía muchas ganas de verte Tom, nunca pensé que volvería a hablar con tigo y mucho menos que vendrías a mi casa, yo no me atrevería a venir si fuera tú, se me cairía la cara de vergüenza, aunque veo que tu no tienes ese problema.-suspiró. -Pero seré educada.-me di dos besos en señal de bienvenida y me regale una sonrisa falsa.-Espero que te lo pases bien aquí.-me dijo antes de marcharse a su habitación dando un portazo al entrar en esta. No me lo podía creer ¿a que venía esto?
-¿Que le pasa a esta?- le pregunte a Bill.
-¿Que le pasa? Tú eres lo que le pasa hermanito, te portaste fatal con ella que te pensabas que te iba a perdonar así como así? O que? Fuiste un egoísta la trataste muy mal, como se te ocurrió decirle todas esas cosas? ¿Que te pensabas que eras?
-Pero...
-Pero nada Tom, te va a costar mucho arreglarlo y eso si lo consigues arreglar.- se marchó detrás de Nia. Yo me quede a cuadros, menudo recibimiento. Me senté en el sofá atónito, Jasper se sentó a mi lado.
-Habla con ella tío, ya sabes como es, se enfada mucho y grita y dice muchas cosas sin pensar, pero luego se arrepiente.
-Jasper, no se va a arrepentir de lo que me dijo, Bill tiene razón fui un estúpido con ella, antes éramos buenos amigos, ahora... ahora no se ni lo que somos.
-No se, ella nunca me contó lo que paso entre vosotros. -le miré, llevábamos años sin vernos y Jasper era de mis mejores amigos, hablaría con él un rato y después intentaría arreglarlo con su hermana.


CAPITULO 7

Seguí llorando en silencio encima de mi cama cuando Bill entro en mi cuarto, al verme se acercó a mí y me abrazó con todas sus fuerzas, él si que me quería, nunca me haría daño. Estuvimos así más de 15 minutos hasta que Bill rompió el silencio.
-Nia no quiero verte así-me susurró. No te mereces estar así, no te lo mereces.
-¿Porque está él aquí?
-Ya te lo dije por la mañana Nia.
-Ya, me refiero a que no debería estar aquí hasta mañana, o eso me dijo Jasper.
-Si, eso mismo pensaba yo, si quieres se lo pregunto.
-No, me da igual, eso no va a cambiar el que esté ahora aquí.
-Nia, nunca me contaste que fue lo que pasó entre vosotros.
-Ya, ni a ti ni a nadie.
-Y no me lo vas a contar?
Flash back:
Era 25 de agosto del 2006, ni decimoséptimo cumpleaños. Estaba muy contenta Bill, mi mejor amigo desde que tengo memoria, siempre me había dicho que a los 17 años es cuando pasan las mejores cosas de nuestra vida, esperaba que tuviese razón, aunque mi vida era perfecta, era alemana pero siempre pasaba el verano en Ibiza, en nuestra casa de verano con mis dos mejores amigos, tenía el mejor hermano mayor del mundo con el que me entendía mejor que con cualquier persona, el mejor amigo que uno pudiese desear y al mejor novio del mundo, Tom Kaulitz.
Para mi fiesta de cumpleaños me puse el regalo de mi novio: un vestido rojo decorado con millones de cristales sbaroski del mismo color y unos taconazos rojos también decorados con esos mismos cristales. Me recogí la melena en un moño y me pinté un poco los ojos y los labios de color rojo. Estaba realmente guapa. Mientras estaba en mi cuarto preparándome los invitados ya empezaban a llegar, por suerte mi hermano, que también era hoy su cumpleaños, ya les atendía. Alguien pico en mi puerta, al abrir me encontré con el chico más guapo del mundo, Tom, me cogió por la cintura y me llevó encima de la cama, ahí empezamos a besarnos, acariciarnos y todas esas cosas que se suelen hacer con tu novio en una cama, sin pensar mal.
-Felicidades preciosa.
-Gracias guapo.
Me levante y me miré en el espejo, mi moño estaba destrozado y me había llevado más de una hora hacerlo y mi vestido estaba todo arrugado, mire a Tom, que permanecía tumbado en la cama observándome, con cara de muy pocos amigos.
-Es que... me gustas más con el pelo suelto.
-¿Y el vestido te gusta más arrugado no?
-Pues... me da igual, mientras lo lleves tú...-me sonrió de la manera más bonita del mundo, haciendo que mis piernas temblasen.
-Eres un cielo.
-Y tú un ángel caído de él.
Me arreglé un poco el vestido, me solté el pelo y me retoqué el maquillaje, Tom me cogió por la mano y salimos mi príncipe de rastas y yo hacía el jardín donde se encontraba todo el mundo. Cuando nos vieron todos empezaron a silbar, eso me daba mucha vergüenza y juraría que me estaba ruborizando. Mi hermano y yo nos acercamos a la tarta, listos para soplar las velas a la vez, mientras Tom encendía las velas de la tarta de dos pisos busqué a Bill entre la multitud pero no le encontré, normalmente estaba a mi lado, él decía que con él al lado me saldría mejor el deseo pero yo sabía que si lo hacía era para salir en las fotos, le encantaba ser el centro de atención y que todo el mundo le viese en fotos y videos, y mas en este cumpleaños que siempre ha sido muy esperado para los dos, me pareció algo raro pero Tom me besó en la mejilla y me susurró:
-Pide tu deseo princesa- haciendo que me olvidase de buscar a Bill.
Después de soplar las velas Tom me agarró por la cintura atrayéndome hacia él hundiéndome en un beso perfecto, llevábamos bastante tiempo juntos y siempre que lo dejábamos volvíamos a los pocos días no podíamos estar sin las caricias del otro, pero no recordaba tantos besos, tantas caricias, tantos cumplidos en un mismo día.
Georg y Gustav se acercaron a nosotros, Gustav carraspeó lo que me hizo darme cuenta de sus presencias.
-Tom, no la dejas ni a sol ni sombra, nosotros también queremos disfrutar de Nia.
-Es que no me quiero separar de ella nunca.-me reí
-Tom, no seas tonto, tenemos toda la vida por delante para estar juntos.-no contestó, sólo se alejó de nosotros con la cabeza un poco gacha, me pareció extraño, pero no le dí importancia, se picaba muy fácilmente.
-Parece que tu novio está un poco cabreado-dijo Georg
-Que va, se le pasará enseguida, no os preocupéis.
-Si mejor será dejarle-dijo Gustav mientras me abrazaba.-Felicidades enana
-Bueno... habló el que aún tiene 17.
-Ya, pero en septiembre cumplo los 18.
-¿Y que? Ahora tenemos la misma edad.
-Callaos la boca los dos, aquí el único mayor soy yo-dijo Georg.
-Tienes razon, pero de mentalidad yo os supero a los dos, o no os dais cuenta de que las chicas maduramos antes y por tanto somos más responsables.-no dijeron nada.
-Lo que tu digas Nia -contesto Georg mientras me daba un largo abrazo y dos besos. -Toma tu regalo.- lo desenvolví rápidamente, era un collar de conchas típico de esta zona.
-Gracias, es precioso-le dije mientras Georg me lo ponía.
-No te pienses que yo no te he traído regalo-dijo Gustav dandome otro paquetito, era una pulsera de conchas a juego con el collar. -Nos pusimos de acuerdo para comprarte el regalo.
-Sois los mejores, enserio-les dije mientras les abrazaba a los dos. -Os quiero mucho.
En ese momento empecé a escuchar la guitarra de Tom, me di la vuelta rápidamente. Tom y Bill estaban en el centro del jardín subidos a dos altavoces gigantes, empezaron a cantar Theme nr 1, era mi canción favorita y según Bill esa canción la inventó Tom pensando en mí, lo que la hacía más especial aún.
Cuando terminó la canción empecé a llorar como una tonta, eran los mejores, fui corriendo hacia ellos y les abracé a la vez.
-Me encanta en serio.
-Nada es suficiente para mi mejor amiga-me dijo Bill. -Felicidades guapa.
-Gracias Bill. Es el mejor regalo del mundo, además es mi canción favorita.
-Normal, la compuse para ti mi niña.- me dijo Tom antes de besarme.
La fiesta transcurrió muy divertida, Bill, Tom y yo estábamos en el jardín riendo y hablando.
-Tenemos que hablar con tigo Nia.-me dijo Bill.
-Vale, contarme.-dije con una amplia sonrisa.
-Esto es serio, Nia
-La última vez que me dijisteis eso fue para contarme que os ibais de gira y que no nos íbamos a ver en unos meses, ¿os vais otra vez de gira? No os preocupéis podré soportarlo, pero siempre que tengáis un descanso venís a verme.
-No es eso, Tom prefiero hablar yo antes con ella.
-Vale, estaré dentro.-me dio otro beso y se marchó, caminaba dando tumbos, estaba muy borracho, como siempre no se sabía controlar.
-Me estáis preocupando, ¿que pasa?
-No podemos volver a vernos.
-¿Que?
-Nia, nosotros somos cada vez más famosos y tú puedes ser la primera perjudicada.
-Yo? Bill por Dios lleváis siendo famosos muchos años y yo estoy perfectamente, me llevo bien con todos y me encanta ir con vosotros cuando dais los conciertos por Alemania.
-Lo se, me refiero a las fans, cada vez tenemos más y no les va a gustar el saber que tú eres mi mejor amiga, la novia de Tom y que te vienes con nosotros a los conciertos.
-Me estás diciendo que no quieres que sigamos siendo amigos?
-Nia, no me mal interpretes, no es cosa mia, es de David, nuestro nuevo manager.
-Ese tío es un gilipollas. Me cae fatal, ¿como se atreve a echarme de junto a vosotros?
-Lo sé, pero sólo será de manera oficial el que ya no seamos amigos y que Tom no sea tu novio, no podrás venir con nosotros a los conciertos y siempre que quedemos tendrá que ser en secreto, por lo menos durante un tiempo hasta que esto se normalice un poco.
-Pues vaya mierda.
-Lo sé, además tenemos programados muchos conciertos, lo que significa que estaremos meses sin vernos.
-Pero,-empecé a llorar, Bill me abrazó, no me lo podía creer nunca pensé que el que ellos sean famosos conllevase estar tanto tiempo separados y por mi seguridad. -No voy a poder estar tanto tiempo sin vosotros, ¿a quien le voy a contar mis cosas ahora? Y Tom y yo...
-Vete a hablar con él, lo está pasando muy mal.- ahora entendía porque no se separó de mi ni un segundo estos días, era un amor.
Fui adentro, mire en el salón, no estaba, en la cocina, tampoco, miré por toda la planta baja y no le encontraba.
-Jasper, viste a Tom?
-Emmm creo que subió arriba.
Subí corriendo las escaleras y me fui a mi habitación, que majo estaba esperándome en mi cuarto seguro que me tenía preparada alguna sorpresa como despedida. Abrí la puerta de mi cuarto, mi corazón dejó de latir, no me lo podía creer, las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas, entonces se dio cuenta de que estaba en la puerta, estaba liándose con una chica rubia que no conocía de nada, debía ser amiga de mi hermano, me acerque a ellos y cogí a la chica por los pelos.
-Sal de aquí ahora mismo.-la chica me miró con odio.
-¿O sino que?.-no quería discutir con ella así que la agarré aún más fuerte por los pelos y la arrastré fuera de la habitación, ella empezó a insultarme mientras tanto pero yo no la escuchaba, sólo quería matar a Tom. Cuando por fin salió de mi cuarto, miré a Tom, no sabía que pensar de él, no sabia como sentirme, estaba dolida, decepcionada.
-¿Porque as echo eso?-me dijo Tom
-¿Perdona?
-Ni perdona ni hostias, ¿porque sacas a esa pobre chica así? Es sólo una de mis fans Nia, me debo a ellas.-no daba crédito a lo que estaba escuchando.
-¿Y por eso te lías con ellas en el cuarto de tu novia?
-Nia, no montes un drama, ¿ya hablaste con Bill no?, no podemos vernos más y no pienso perder el tiempo pensando en ti, tu y yo hemos terminado entiendes TERMINADO, ahora soy famoso, tengo fans y el año tiene 365 noches, ¿porque pasarlas con una sola chica?
-Pero...
-Ni pero ni nada, ¿no lo entiendes o que? Ahora formo parte de otro mundo muy distinto a este y tu no perteneces a él.
-Tom, llevamos siendo amigos desde que tengo memoria y novios desde hace mucho tiempo, vale que siempre tuvimos nuestras discusiones, nuestros enfados y roturas tontas, pero siempre nos quisimos.
-Tienes razón siempre fuimos amigos, pero... ¿aún podemos serlo no? Y Nia, siempre me quisiste yo a ti no.
-¿como?-no podía ser cierto, debía ser un sueño, bueno, mejor dicho una pesadilla.-¿Tu... no me quieres?
-No.
-Eso lo cambia todo,-me quité las lagrima que caían por mis ojos. -Fuera.
-¿Que?
-¿Ahora el gran Tom no entiende el alemán? Fuera, fuera fuera, no te quiero volver a ver en mi vida, para mí acabaste ¿entiendes? Me parece perfecto el que ahora hayas decidido estar cada día con una distinta, pero que sepas que esas no te querrán ni la mitad que te quiero yo.
-Y eso que más me da, paso de esas tonterías, me da igual que me quieran o que no me quieran, por la mañana ya no me acordare ni de su nombre.-no podía ser él el que hablaba, con migo siempre fue muy cariñoso, nunca me haría daño, ¿porque me está diciendo esas cosas?
-Vale, largo, fuera, no quiero volver a verte nunca más, LARGATE! ¿Me oyes? ¡Fuera!- me cogió por la muñeca y me la empezó a apretar. Tom, para me haces daño.
-Nunca, ¿me oyes? Nunca vuelvas a gritarme.-me soltó la muñeca y se marchó, escuche las voces de mi hermano y de Bill echándole de casa, debían haber escuchado los gritos. Me senté en el suelo y empecé a llorar, la persona que más quería en el mundo me había traicionado.
Bill y Jasper subieron rápidamente las escaleras y se arrodillaron enfrente de mí.
-¿Qué ha pasado?-me pregunto un Jasper muy preocupado. -¿Te ha echo daño? Le enseñé la muñeca por la que me había apretado, debía tener un esguince porque estaba roja y se estaba hinchando.
-Nia, ¿que te ha echo?-me preguntó Bill
-Solo... solo me ha apretado la muñeca para que me callase, Bill no le quiero volver a ver más.
-Si es lo que quieres, no le volverás a ver. Mañana llamo a David y cancelamos los conciertos por Alemania de este mes, no voy a separarme de ti.
-No Bill, tu eres el vocalista de Tokio Hotel, estaré bien, te lo prometo, Jasper cuidará muy bien de mi y entiendo todo lo que se os viene en cima con los conciertos, Tom tiene razón no pertenezco a vuestro mundo, pero aún así te voy a llamar todos los días ¿vale? Y no te preocupes sino puedes venir a verme, ahora lo más importante es mi seguridad y que no salga a la luz nuestra amistad, ni... ni lo de Tom.
-¿Estás segura? Estefanía mañana nos marchamos y no se cuando volveremos.
-No importa. Con tal de saber que estás bien, yo estoy bien y ahora Bill marchate, es muy tarde.
-Esta bien.-me abrazo fuertemente y me beso. -Adios peque.
-Soy mayor que tu recuerda, hasta el 1 de septiembre no tendrás 17 años.
-Lo sé, no me lo recuerdes anda.-me sonrió y se dirigió a la puerta, antes de salir se dio la vuelta y me tiró un beso, era un encanto.
A la mañana siguiente mi móvil empezó a sonar, despertándome.
-Si?
-Nia, soy Tom lo siento de verdad que lo siento, estaba bebido, muy bebido.
-¿Y que?
-Nia, tienes que creerme, no sabía lo que decía.
-Mira Tom, eso me da igual, lo dijiste, bebido o no me da igual, no quiero volver a verte en la vida.
Y le colgué, esa fue la última vez que hablé con él, ya que las otras veces que me llamó no se lo cogí, me había dolido mucho y no se lo iba a perdonar jamás.


Bill tenía razón, llevaba mucho tiempo con el dolor metido dentro de mí y siempre dicen que contarlo es bueno y eso hice, le conté lo ocurrido en la habitación, Bill se quedó algo perplejo al escuchar la historia, ya que su hermano nunca se lo había contado antes y él no pensaba que Tom podría haber echo una cosa así.


 CAPÍTULO 8

Cuando terminé de contarle toda la historia a Bill, alguien llamó a la puerta, abrió Bill. Era Tom, como era de esperar.
-Bueno, yo os dejo solos, tenéis mucho de que hablar.-Bill miró mal a su hermano.-Y Tom mucho de que disculparse.- Salió de la habitación y Tom se acercó a la cama sentándose junto a mí, estuvimos un tiempo mirando nuestros pies antes de que Tom tomase la iniciativa de hablarme.
-Lo siento, fui un idiota, no debería haberte dicho nada de eso, me odio por haberlo dicho y más aún por haberte echo daño en la muñeca, nunca pensé que podría comportarme así y menos con tigo Nia, perdón Estefanía, eres mi mejor amiga desde siempre y...-le mire, estaba intentando buscar las palabras adecuadas para no estropearlo aún más, me encantaba cuando ponía esa cara pensativa, sin querer sonreí y él me vio, devolviéndome la sonrisa prosiguió. - Echaba de menos tu sonrisa, es preciosa igual que tú, no se como hacer para que me perdones y sé que el que estuviese bebido no es excusa, pero... sólo espero que me digas que tengo que hacer para conseguir tu perdón, haré cualquier cosa te lo prometo, cualquier cosa para que por lo menos volvamos a ser amigos no pido nada más.-me cogió la mano.- Sólo dime que tengo que hacer y lo haré.
-Quiero respuestas.
-¿Respuestas?
-Si, ¿porque te estabas liando con esa chica cuando entre en la habitación?
-Cuando vine a tu cuarto para esperarte me la encontré revolviendo tus cosas, y al verme se me echó encima y me empezó a besar, se que si no hubiese estado bebido me la habria quitado de encima, pero estaba borracho y le seguí el rollo.
-¿Porque me dijiste esas cosas?
-No sabía lo que decía Estefanía ni lo que hacía estaba muy borracho y no se porque te conteste así de mal, si te sirve de consuelo al llegar a casa le conteste también muy mal a mi madre y a mi hermano cuando llegó y no me dí cuenta de lo que hice hasta el día siguiente cuando se me paso la borrachera.
-¿Cumpliste lo de acostarte cada noche con una fan diferente?-se quedo unos segundos pensativo.
-No te voy a mentir, la verdad es que sí, durante un tiempo lo cumplía, pero hace poco me di cuenta de que la única vez que estuve de verdad bien con alguien fue con tigo, y que lo que realmente deseaba era volver a enamorarme y tener una relación estable.
-¿Desde hace cuanto piensas eso?
-Pues.... desde que en una entrevista dije que estaba preparado para enamorarme.
-¿Entonces eran ciertas tus palabras? Cuando te escuche pensé que mentías, como haces la mayoría de las veces en tus entrevistas.-le miré, estaba con la mirada perdida observando la puerta.
-No te pido que me perdones de un día para otro, sólo que durante estos tres meses de verano estemos lo mejor posible, recordando buenos tiempos, riendo y hablando como hacíamos antes de comportarme como un estúpido.-sentí como mis lágrimas se acumulaban en mis ojos dispuestas de un momento a otro a traicionarme.
-¿Dijiste en serio lo de que no me querías?
-No, claro que no, llevábamos siendo novios desde.... no se ¿los 5 años? y desde nuestro primer beso nunca estuve tan colgado por ninguna chica en mi vida.
-¿Por ninguna? ¿Y qué pasa con esas chicas con las que estuviste durante todo este tiempo?
-Ninguna te llegaba ni a la suela de los zapatos Nia, esto Estefania , perdón.
-Creo que puedes llamarme Nia.
-Entonces... ¿amigos?-me extendió la mano
-Yo no adelantaría acontecimientos, creo que estamos en...una especie de tregua, no te odio tanto como antes, pero tampoco vuelves a ser mi amigo.-una sonrisa iluminó su perfecto rostro, haciendo que yo también sonriese.-Pues...¿empezamos ahora la tregua?
-Si, claro cuando tú quieras.-nos dimos la mano. Entonces escuché algo detrás de la puerta, le hice señas a Tom para que se callase y fuese despacio a abrirla. Al abrirla Jasper y Bill cayeron al suelo, estaban espiándonos. -Esto es increíble, ¿nos estabais espiando? Pero, pero si después os lo íbamos a contar.-Intente mirarles mal, pero el tonto de Tom se empezó a reír y yo con él. -Tom no te rías, ¿no ves que así no me puedo poner seria?
-Bueno... ya veo que estáis mucho mejor vosotros dos ¿no? Volveis a ser amigos o.... -dijo Bill levantando una ceja
-Ni lo que as dicho, ni lo que piensas Nia y yo estamos... en una especie de tregua.
-¿Tregua? ¿Que tipo de tregua?-pregunto Jasper algo sorprendido.
-Pues... a ver, Nia ya no me odia, pero tampoco volvemos a ser amigos.
-Y...-Tom interrumpió a Bill
-Y en esta tregua voy a intentar no solo que volvamos a ser tan amigos como antes, también el que Nia vuelva a enamorarse de mí.-Nos quedamos todos en silencio y mi cara debía ser un poema, no me esperaba esto para nada, ¿Tom intentando volver a salir con migo? Cualquier fan que lo conociese no se lo creería, desde que es famoso siempre se las ha dado de ligón empedernido, de solo importarle el sexo, ahora parecía el Tom de antes, él que conocía tan bien y me volvía loca, ¿de verdad iba a cambiar por mi?. ¿No dices nada Nia?
-Emm...- piensa, piensa no puedes dejar que crea que te ha dejado impresionada, necesitas contestarle algo que no se lo espere. me dijo una voz dentro de mi cabeza. -Pues... no lo vas a tener nada fácil, te lo aseguro.- podría haber estado mejor. Voz auto crítica CALLATE. Y me marché de mi habitación pasando por su lado mientras le guiñaba un ojo.

CAPITULO 9

Tom............
Nia había cambiado mucho, ya no era la misma chica a la que había que proteger en todo momento, había cambiado y eso hacía que me volviese aún más loco por ella. Cuando pasó por mi lado al irse de la habitación y me guiñó un ojo tuve que controlarme para no besarla ahí mismo, debía pensar algo para volver a conquistarla y tenía que pensarlo ya.
Estaba en la habitación que tenía asignada hace años cuando venía aquí de vacaciones, estaba igual que antes, nadie había movido ni siquiera un sólo póster ni tocado ni uno de mis CD's.
Permanecía tumbado en cima de la cama cuando alguien llamo a la puerta,¿sería Nia? Me incorporé y abrí con una amplia sonrisa. No era Nia, era Bill, al verle me volví a tumbar en la cama mirando al techo.
-Menudo recibimiento hermanito.
-No tengo ganas de pelearme con tigo, estoy pensando.
-Ahh! ¿qué tu piensas? No lo sabía- me dijo mientras se empezaba a reír.
-Anda callate, esto es serio.
-Y bien serio, ¿se puede saber que te pasa? Hace años que no te comportas así.
-Lo sé, no me comporto así desde que la jodí con Nia.
-Osea que si estos años te comportas como un soberano capullo, te crees superior al resto del planeta, el ombligo del mundo, te acuestas cada noche con una diferente creyéndote Casa Nova y en las entrevistas te las traes de chulo, ¿es por haberla jodido con Nia?
-Básicamente.
-¿Y por que no me lo dijiste? Si lo hubiese sabido te hubiese traído aquí mucho antes.
-Si no te lo dije fue por que ni yo lo sabía, creía que Nia ya no significaba nada para mí, mi ultima y primera novia formal, pero cuando Rose nos llamó preocupada por ella, me preocupe yo también y mucho, no soportaba la idea de que le pasase algo malo y entonces me di cuenta de lo idiota que había sido y de que lo único que quería era volver con ella y ser una pareja normal.-Bill me estaba mirando sorprendido.
-Guau! Nunca creí que dirías esto, mi hermano el Casa Nova con sentimientos, voy a llorar- se burló.
-Anda callate y largate, estoy pensando en algo para sorprenderla.-le dije mientras le daba un puñetazo en el hombro.
-Ya me voy, ya me voy no vaya a ser que le desconcentre señor Kaulitz.-dijo con una reverencia al salir.
La verdad es que me había sorprendido hasta yo mismo de mi reacción, vale que había veces cuando mi hermano hablaba de ella que me acordaba de lo bien que nos lo pasábamos juntos, pero nada más yo tenía mi vida y ella la suya, nunca pensé que me seguiría importando tanto y que me sentiría tan mal por lo que le había echo. Tenía y quería arreglarlo del todo con ella y debía pensar en algo para sorprenderla y a poder ser volver a enamorarla de mí.




CAPITULO 10

Estaba en el jardín mirando las estrellas, la verdad es que estaba un poco obsesionada con ellas, no de manera científica, simplemente me parecían maravillosas. Mientras las observaba no podía dejar de pensar en lo vivido con Tom hasta ahora, era todo muy precipitado, para empezar nunca pensé que volvería a verle y mucho menos el que siguiese enamorado de mí, era extraño demasiado extraño para ser cierto y no sabía que hacer, tenia una especie de cacao mental, no quería creerme las palabras de Tom, no quería volver a sufrir por su causa, pero tampoco quería pensar en que fuesen mentira.
Escuche a alguien acercarse a mí corriendo, giré la cabeza y vi a Bill, corría mientras se tapaba la boca, algo debía haberle pasado o simplemente venía así a causa de lo ocurrido con Tom en mi cuarto.
-Nia! Dios que fuerte ¿no? Estoy de los nervios.
-¿Por?
-Que es que tu no lo estas? ¿No te das cuenta de lo que paso en la habitación?
-Si, claro pero....-me interrumpió.
-Hablando de la habitación, cuéntamelo todo, pero bien contado eh!
-Por? No lo escuchaste ya detrás de la puerta?
-Si.... pero tú hermano no se callaba la boca. ¿Que dijo? ¿Oíste eso?-empezó a imitar la voz de Jasper.- Así que.... ¡cuéntamelo bien!-exclamo muy ilusionado.
-¿¿Y porque debería contártelo??-le dije para provocarle.
-Pues... a parte de que soy tu mejor amigo, la cosa también va con mi hermano... pues, es que acabo de hablar con Tom y...
-Y? y que!?-había hablado con Tom, hay madre, hay madre que le habría dicho?- Cuéntamelo, pero todo todo venga, empieza.- se empezó a reír.
-Te lo contaré cuando tu me hayas contado lo que paso en la habitación con peros y señales.
Se lo conté todo y él a mi también me contó lo que Tom le había dicho.
-Y tú que crees que hará?-le pregunté
-Lo cierto es que no tengo ni idea, Tom nunca se había comportado así, ni siquiera cuando erais novios, es como si ahora fuese un Tom nuevo y la verdad prefiero a este Tom que al antiguo, antes era insoportable, se creía el centro del universo, acaso no se da cuenta de que el centro del universo soy yo?-me dijo todo indignado. Me empecé a reír eran igual de modestos los dos.- Si, si tú ríete
-Vale, ya me callo, haber pensemos...-nos quedamos unos segundos en silencio.- Es que... no sé que hacer de verdad, no se si quiero volver a salir con él, o seguir cómo ahora, y si decido no salir con él, le hago sufrir o le digo directamente que no, pero si me decido a salir con él me hago de rogar o me tiro directamente a él. No se que hacer.
-Cuento tiempo le llevas dando vueltas a esto?
-Pues.... desde que hable con él.
-Y en 1 hora te dio por pensar ya todo esto?
-Ya ves...-estuvimos unos minutos en silencio cuando mi móvil empezó a sonar.
-Tienes In Your Shadow como tono de llamada?-me preguntó Bill sorprendido.
-Si, es mi canción favorita de vuestro último disco, tan poco es tan extraño no?- no contestó, volvió a mirar hacia la piscina, cogí el teléfono. Era Tania, mi mejor amiga en Ibiza, la conocí al día siguiente de lo ocurrido con Bill y Tom, me encontraba en la playa llorando como una tonta cuando se acercó a mí y me preguntó que me pasaba, ella era española pero sabía bastante bien el ingles y se defendía con el alemán así que al hablar nos entendimos bastante bien puesto que el ingles lo domino bastante y con el español me defiendo, le conté lo ocurrido pero sin decirle que los chicos de los que hablaba eran Bill y Tom, ya que para mi sorpresa ella es una fan incondicional de ellos y si le decía que mi mejor amigo es Bill, su amor platónico, y mi ex- novio Tom Kaulitz podría sufrir un ataque al corazón.
-Hallo Tania.
-Hola Nia -me dijo alegremente.-Que tal?
-Ahora... con un cacao mental pero bien y tu?
-Yo bien. Porque dices lo del cacao mental? Que te ocurre?
-Buff.... pues, haber Tania...-me disponía a contárselo, pero algo dentro de mí se negaba, le había mentido y no se como se lo tomaría, preferiría contárselo en persona, así si se enfada y se marcha podría ir detrás de ella en cambio si me cuelga.... iba a ser difícil.
-Que? Me pones nerviosa, ocurre algo malo?
-Si, bueno no.
-Si o no?
-Mejor te lo cuento en persona, quedamos mañana?
-Vale, que te parece en la playa? Es que te llamaba para quedar porque cuando fui a la fiesta de tu hermano no te encontré y Jasper no sabía donde estabas.
-Ya... es que todo esto empezó el día de su fiesta.
-De verdad? Que paso? Oye esto es estresante, cuéntamelo!
-Si, vale pero...
-Pero nada me estás poniendo de los nervios, mañana nos vemos en la playa después de comer. Vas a estar en casa no? Porque si ya tenias planes los cancelas y punto.
-Tranquila no tenía planes.
-Pues ala, ya sabes, mañana a las... 4 de la tarde vale?
-Pero...-mire a Bill, el cual me miraba sin comprender que ocurría.
-Pero nada, llevamos todo el invierno sin vernos y tengo muchas ganas de hacer algo con tigo, te he echado mucho de menos, tu a mi no?
-Tania, claro que sí eres mi mejor amiga ya lo sabes.
-Lo se por eso como mejor amiga tuya que soy te pido que quedemos.
-Vale...
-Que guay! Bueno hasta mañana un besote.
Colgó.
-Que pasa?-me preguntó Bill algo sorprendido por la conversación o por lo menos lo que yo decía en ella.
-Pues... pasa que tenemos un problema.
-Por?
-Tania.
-Quien es esa?
-Mi mejor amiga desde que paso eso.
-Se lo contaste? Nia eso es peligroso, por eso mismo nos alejamos de ti, si alguien descubriese la relación que tienes tú con Tokio Hotel podrían hacerte algo malo.
-Bill relajate, le conté la historia pero tú eras Ivan y Tom Hector.
-Que yo soy quien?
-Bill me inventé vuestros nombres, le conté todo lo sucedido pero cambié vuestros nombres, para ella vosotros erais uno grupo de mala muerte de Alemania, no Tokio Hotel. No soy tonta.
-Ah! Bien pensado.-le sonreí.


CAPITULO 11

Decidí hablarle a Bill sobre Tania, con un poco de suerte se acababan enamorando... bueno, Bill se acababa enamorando de ella.
-Es fan vuestra!
-Ahh...
-No te alegra? No te gusta tener fans o que?-le dije mientras le daba unos golpecitos con el codo en su brazo.
-Si, me alegra pero... es que las fans españolas... no son que se digan muy...
-Muy que?
-Nia, no me mal interpretes me encanta tener fans por todo el mundo pero las españolas son demasiado escandalosas no me gustan mucho.
-No me puedo creer lo que estás diciendo. Bill llevas viniendo a España de vacaciones desde siempre y ahora me dices esto? Mira, paso no voy a discutir con tigo, sólo te digo que mañana voy a quedar con Tania y se lo voy a contar todo.
-Vale.
-Con todo me refiero a la verdad sin nombres falsos ni nada solo la verdad y nada más que la verdad.
-Estas loca?
-No.
-No te va a creer así que...
-Si me va a creer porque tu vas a venir con migo.
-Que? Ni lo sueñes, que quieres que me mate?
-Eres idiota? No te va a hacer nada, además se lo debo por mentirle durante todo este tiempo.
-No le as mentido, sólo as decorado la verdad.
-Llamalo como quieras, tú te vienes con migo, ya verás que sorpresa se va a llevar.
-Y tanta...
-Bill no lo entiendes? Es su sueño desde que escuchó tu voz por primera vez, siempre a querido conocerte en persona y si no ha ido a ninguno de vuestros conciertos aún es porque yo no quería ir, pero Bill esta loca por ti.
-Eso es lo que me preocupa lo de que este loca.
-La estas llamando loca? No me lo puedo creer, tu sabes como se le iluminan los ojos al hablar de ti? La sonrisa que se le pone cuando escucha tu voz? No te puedes ni imaginar como te defiende ante todos los que dicen que eres gay, no tienes ni la menor idea de como te adora moriría por ti, Bill no lo entiendes? Está enamorada de ti.-se quedó pensativo unos segundos, con un poco de suerte mis palabras le harían pensar.
-Nia, ella no es la única que cree que está enamorada de mí, pero en realidad está enamorada de una imagen, de la persona que le muestran en las revistas nada más ella no me conoce, no puede estar enamorada de mí.
-Bill... va mira paso no voy a discutir más contigo, sólo te digo que ella fue la única que estuvo con migo cuando tú y tu hermano decidisteis olvidarme y hacer como si no hubiese existido.
-Nia, sabes perfectamente que no lo hicimos por nuestra voluntad fue....-le interrumpí, ya estaba harta de callarme ante ellos.
-Lo sé no fue cosa vuestra, no directamente por lo menos.
-Que estás diciendo?
-Digo que si de verdad me hubieseis valorado como vuestra amiga, hubieseis preferido mantener nuestra amistad y le hubieseis dicho a David que no, pero claro mucho mejor el dinero no Bill? La fama llama mucho.
-Nia, a que viene esto ahora? Sabes muy bien que no teníamos otra opción y no era por la fama, ni por el dinero ni por nada de esto, tú deberías ser la primera en saber que nos encanta hacer música y no podíamos hacer nada era o decirte eso o-le interrumpí, no podía contenerme.
-O que? O renunciar a ser famoso? A que Tom no pudiese tirarse a una fan diferente cada noche? A que tú no tuvieses a millones de chicas suspirando por ti? Y ahora les das la espalda a tus fans españolas? Porque Bill? No sabes cómo me sentí durante todo este tiempo, desde que me dijisteis eso-mis lágrimas empezaron a correr por mis mejillas. -Bill, nunca lo pude entender, aunque por teléfono nunca te dije nada, pero ya no me puedo aguantar más. No he podido entender que cambiases a tus amigos de verdad por las fans y el dinero, o ya no te acuerdas de que antes todos os insultaban, de que se portaban mal con vosotros y Bill piensa un poco, quien eran los únicos que os sacaban de esos líos? Quienes eran los únicos que siempre estuvieron con vosotros?
-Tú y Andreas.
-Exacto, pero claro Andreas como es un chico pudo seguir siendo vuestro amigo, pero claro yo al ser chica... no pude claro, no vaya a ser que perdáis fans por eso no?
-Estefania, escuchame, no fue por eso, Andreas pudo seguir siendo nuestro amigo de manera oficial porque al ser un chico ninguna de nuestras fans le harían nada, pero a ti sí, podría pasarte algo y eso es lo último que queremos.
-Jolin, que egoísta soy, vosotros pensando solo y exclusivamente en mi seguridad-le dije de manera irónica. -Y yo sintiéndome abandonada, sintiéndome traicionada por 4 de las personas que más quiero en este mundo.
-Por favor, no seas así.
-Muy bien, dices que esto lo hiciste por mi verdad?
-Si
-Y dices, que las fans son lo más importante para ti cierto?
-Si, cierto.
-Y entonces porque se supone que odias a las españolas? Que se supone que te han echo Bill, porque no entiendo nada, no te reconozco antes morías por tus fans, por todas y últimamente sois unos falsos con ellas, cuando les dais los autógrafos ni miráis para ellas, y ahora no solo eso, también hacéis distinciones, o me equivoco? Nunca pensé que os acabarías convirtiendo en esto.
-En que?
-En unos famosos mas de los muchos que no se dan cuenta de que si están ahí son por sus fans, por todas ellas, no solo por las alemanas o las francesas, por todas, incluidas españolas. Sabes que? No hace falta que vengas mañana con migo a la playa, no vaya a ser que Tania te haga algo y al abrazarte te rompa una uña.-atravesé el jardín y me metí en casa mientras Bill me seguía.
-Nia, espera no seas así.-levante mi mano derecha por encima de mi cabeza y le hice un corte de manga antes de entrar con un portazo en casa, como podía haber cambiado tanto?




CAPITULO 12

Eran las 12:30 de la mañana cuando me desperté, tenia los ojos hinchados a causa de pasarme parte de la noche llorando por causa de la discusión que tuve con Bill, pero a la vez me sentía aliviada necesitaba decirle lo que llevaba años reprimiéndome, necesitaba gritarle a la cara que me sentí como un estorbo en sus vidas, como algo que se puede tirar sin importar sus sentimientos. Antes pensaba que este dolor era causado solo por lo que había pasado con Tom, pero la verdad es que no, su hermano también tenia mucha culpa de lo que me pasaba pero ya no me importaba todo este tiempo había vivido sin ellos, Tania me había ayudado mucho y sabía que ella nunca me haría nada parecido, por eso tenía que contarle la verdad de una vez por todas no podía soportar más el sentimiento de culpa que me invade cada vez que la veo, hoy quería acabar con ese remordimiento de conciencia.
Hice mi cama, me vestí y baje a desayunar. Mientras bajaba las escaleras el olor a bacon y huevos fritos invadía toda la planta baja de la casa, pero para mi sorpresa, no era mi madre la que cocinaba uno de mis desayunos preferidos sino Tom. Cuando entre en la cocina un sonriente Tom me invitó a sentarme.
-Buenos días Nia, que tal as dormido?
-Pues... no muy bien por culpa de tu hermano pero bueno....
-Por culpa de Bill? Es un idiota no le hagas caso, no se merece que estés así por él.
-Si tu lo dices...-le dije mientras me sentaba en la encimera para estar a su lado.- Y como te dio por hacer el desayuno? Porque... deberías saber que Jasper odia desayunar esas cosas él es más de tostadas y cereales.
-Esto es sólo para ti.
-Y los demás?
-Los demás están en la playa, tu madre nos despertó a todos y cuando iba a llamarte le dije que te dejase dormir más que yo te iba a cuidar.-se acercó mucho a mí y sentí como mis mejillas se encendían.
-Y cuando vuelven?
-Pues... según tu madre no vuelven hasta después de cenar así que tengo todo el día para enamorarte.-me sonrió mientras me agarraba la mano para ayudarme a bajar.
-Todo el día no creo que tengamos.-comenté mientras me sentaba a la mesa y Tom me servía el desayuno que por cierto estaba riquísimo.
-Porque no?
-Pues porque he quedado con una amiga hoy por la tarde.
-Pues dile que no puedes ir.
-No puedo.
-Si puedes.-suspiré, ya casi había olvidado lo cabezón que es.
-Y que se supone que le voy a decir?
-Pues dile que no puedes porque tienes una cita de última hora con migo.
-Claro le digo que el mismísimo Tom Kaulitz quiere que pase el día con él, seguro que me cree.
-Marca su número.
-Que?
-Que la llames, que voy a hablar con ella.-me empecé a reír.
-No puedes hacer eso.
-Si que puedo y lo voy a hacer, marca su número y pásame el teléfono.
-Que no, haber dejame, ya lo hago yo y tu calladito vale? -marque su numero.
-Hallo
-Nia! Que tal? Preparada para esta tarde?
-De eso tenia yo que hablarte....
-Bueno pues rápido, que aún no elegí la ropa ni nada y te tengo que contar cosas sobre los twins, hay rumores sobre que están aquí! En Ibiza de vacaciones como hacían de peques! Así que... ya sabes a partir de ahora todos los días super bien vestida y buscándoles.
-Tania....-me interrumpió
-Es que... te imaginas, te imaginas por un mínimo instante que me encuentre a Bill? Yo creo que me desmayo, me da un ataque ahí mismo.
-Tania, haber... relajate... te tengo que contar una cosa muy seria.
-Haber empieza.
-No, Tania, es serio no puede ser por teléfono.
-Vale, pues hoy por la tarde me lo cuentas ¿vale?
-No, ese es otro problema, haber Tania que no puedo quedar hoy con tigo.
-Que? Por?
-Digamos que me ha surgido un compromiso.
-Un compromiso? Más importante que quedar con tu mejor amiga? No, Nia, lo concelas y punto.
-No puedo, es que tengo una especie de cita que va a durar todo el día.
-Una cita!? Con quien? Va da igual, la cancelas, si de verdad quiere quedar con tigo puede hacerlo mañana.
-Mañana no puede ser, tiene que ser hoy que no está mi familia en casa.
-Lo vas a llevar a casa?-pregunto sorprendida.-como te pille tu madre....
-Mi madre sabe que está en mi casa.
-Se lo dijiste? Y le parece bien? Jolin... ojala fuese así de abierta en estos temas mi madre...
-Tania, el chico esta viviendo en mi casa él y su hermano gemelo.
-Y quien es? Le conozco? Porqué está en tu casa?
-Tania....-Tom intentó cogerme el teléfono y empezamos a forcejear y a reírnos como dos tontos.
-Tom, para.
-Dejame hablar con ella, a mi me va a hacer caso y sin preguntas.
-QUIEN ES ESE?-exclamo desde el otro lado del teléfono una Tania desesperada.
-Emmm... haber...
-Esa voz.... ese nombre.... vale, me vas a llamar loca pero el chico con el que estás suena igual que Tom jajaja y además se llama igual, estoy loca madre mía.
-Bueno, no estás loca tranquila, de verdad, lo siento pero no puedo quedar de verdad, mañana a la misma hora y en el mismo sitio vale? Perdón, de verdad.
-Pero...-Entonces, Tom cogió el teléfono.
-Hola, soy Tom la cita de Nia, gracias por dejarla. No te preocupes con migo va a estar bien.
-Eso espero, es mi mejor amiga.
-Descuida.
-Bueno y tratala bien, cómprale un helado de nata, es su preferido y... llevala a dar un paseo por la playa, a poder ser de noche y suéltale cualquier parida sobre el cielo.
-Sobre el cielo?
-Si, osea sobre las estrellas, ya sabes como es Nia con eso.
-A si, cierto, bueno entonces le compro un helado no?
-Si, de nata y si pueden que le echen chocolate derretido por encima, le encanta te lo digo yo.
-Vale muchas gracias por los consejos Tania.
- De nada, me vuelves a pasar a Nia por favor?
-Si claro, un placer hablar con tigo, adiós.-me pasó el teléfono de nuevo.
-Tania, mañana quedamos vale?
-Vale, pero me lo vas a tener que contar todo, la cita entera vale? Y saca fotos, muchas fotos que quiero saber quien es el chico, además creo que esta es tu primera cita formal desde que te paso eso con Hector e Ivan, pero bueno que sepas que esto te va a costar caro, vas a tener que perseguir con migo a los Kaulitz.
-Si... bueno de ellos también tenemos que hablar.
-De verdad? Por? Me vas a decir lo que llevo años esperando? Por fin te gustan?
-No exactamente, pero.. tengo que contarte una cosa muy seria que tiene relación con ellos.-iba a empezar a hablar pero la interrumpí, no quería decirle nada por teléfono.-no preguntes nada, mañana te lo contare todo. Un beso, te quiero.
Le colgué antes de que pudiese replicarme nada.
Puso el móvil encima de la mesa de la cocina.
-Tú amiga parece maja.
-Ya, es que lo es.
-Es fan nuestra?
-Si, fan incondicional y esta enamorada de Bill, para que lo sepas.
-Y tú lo estás de mi?-me dijo mientras se acercaba a mi quedando nuestros rostros a escasos 3 cm.
-Lo estuve, y mucho pero como dicen el tiempo lo cura todo no?
-Si eso dicen, pero no me lo creo mucho.
-A no? Y eso por que?
-Bueno, haber puede que tenga razón, que el tiempo todo lo cura pero... yo creo que si de verdad estuviste enamorada de mi, si era verdad todo lo que me decías, si de verdad sentías esas cosas por mi, eso nunca se olvida, no del todo por lo menos por mucho tiempo que pase, y por eso voy a intentar que lo nuestro vuelva a funcionar, porque... Nia, de verdad lo siento, te juro que lo siento.
-Tom por favor no jures cosas que son mentira, no lo sientes, si lo hubieses sentido, si de verdad me querías tanto como me decías e incluso muchas veces me demostrabas no me hubieses dejado, no hubieses echo eso que hiciste, no te hubieses liado con la chica esa, no me hubieses dicho esas cosas tan horribles, no me hubieses hecho daño en la muñeca.
-Pero...-pose mi dedo encima de sus labios para que se callase, esto hizo que un escalofrió recorriese todo mi cuerpo.
-Lose, estabas borracho y no eras consciente de lo que hacías y... vale, me se esa parte pero después, a la mañana siguiente cuando me llamaste y te colgué, cuando no te cogía el teléfono, porque no viniste a mi casa a pedirme perdón en persona? Porque no volviste a aparecer más? Porque no viniste a despedirte de mi? O simplemente, porque no volviste a llamarme otro día?, porque no lo intentaste arreglar Tom?-mis lágrimas empezaron a correr por mis mejillas.-Me hiciste sentir un objeto de usar y tirar, nunca lo había pasado tan mal en mi vida, nunca había estado tan pendiente del teléfono, de cada vez que sonaba el timbre, para ver si eras tú, para ver si de verdad me querías, si era verdad todo lo que me dijiste, pero esa llamada nunca llegó, esa visita para disculparte tampoco, nada no llegó nada.
-Lo siento, en serio si pudiese volvería atrás y no lo haría.
-Ya, pero lo hiciste.
-Nia -se sentó a mi lado, me enjuago las lagrimas y poso su mano en mi pierna, mientras la acariciaba- se que por muchas veces que te pida perdón ahora, por muchas veces que lamente lo que hice eso no va a cambiar nada, no cambiará lo que te hice, al igual que se que no me vas a perdonar fácilmente por eso hoy quiero que sea todo perfecto, quiero que hoy vuelvas a enamorarte de mi, aunque sea la mitad o un cuarto de como estabas antes y después de este día te volveré a pedir perdón y si vuelves a decirme que no, que no me quieres volver a ver, que no quieres nada con migo entonces no volveré a insistir te lo prometo me marcharé, si quieres, antes de lo previsto, haré lo que tu quieras, pero por favor deja que lo intente sólo te pido el día de hoy.
-Vale.-le dije mientras me levantaba.
-Entonces....
-Entonces, vámonos que se te va a acabar el día. -me sonrió.


 CAPITULO 13

-Muy bien, pues vístete te espero en el jardín.
-Vale-le dije mientras me dirigía a la salida de la cocina.
Cuando me puse frente mi armario, me empecé a estresar, ¿y ahora que me pongo? ¿falda o pantalón? ¿sport o formal? ¿colores oscuros o claros? Entonces unos gritos provenientes del jardín me sacaron de mis pensamientos, me asome a la ventana y me encontré a un Tom empapado, dentro de la piscina insultando al planeta entero. Me empecé a reír descontroladamente, percatandose de que le estaba observando.
-Muy graciosa tú ríete.
-Lo siento-dije mientras me tapaba la boca para parar.-pero... como hiciste para caerte?
-Pues... no se, me resbalé, me tropecé con algo... bueno no se...-volví a estallarme de risa, como era tan torpe?
-Si, venga sigue riéndote.-me dijo todo indignado mientras intentaba salir de la piscina.
-Bueno, no te pongas así....-le dije con una radiante sonrisa- vete a cambiarte...
-Si, tendré que ir...
Volví a ponerme en frente del armario para decidir la ropa del día que prometía ser el mejor de mi vida.
Me decanté por unos vaqueros claros muy cortos, una camiseta de manga corta de escote tipo barco rosa chicle con la torre Eiffel en lentejuelas, como calzado mis VANS rosas.
Cuando acabe de vestirme me me fui a la planta baja de la casa, Tom estaba apoyado en la puerta de entrada, llevaba una camiseta negra de WESC con la cinta del pelo del mismo color, sus típicos pantalones y playeros.
-Pensaba que estarías en el jardín.
-No, que a lo mejor me vuelvo a caer a la piscina-me volví a reír.
-Aún no entiendo como pudiste caerte dentro.
-No lo se.... simplemente me resbale.
-Madre mía, que patoso eres...
-Bueno, hablo-dijo mientras me despeinaba.
-Oye! Que me costo mucho peinarme! A saber que pelos traigo ahora!
-Tranquila, estas guapísima.-cuando escuche sus palabras las mariposas de mi estómago empezaron a hacer de las suyas, cómo era posible que con una simple frase despertasen?-emm bueno, ¿marchamos ya?
-Si, claro vamos.
Al salir, me encontré con el coche de mis sueños, el deportivo más bonito del mundo, el que llevaba deseando conseguir desde que lo vi por primera vez anunciado en televisión.
-Ahi Dios, pero si es... es mi coche.-Tom se dirigió al coche, apoyándose en él
-Emm... tu coche? No, es mi coche...
-Ya, me di cuenta-le dije mientras le sacaba la lengua.
-De verdad te gusta este coche?
-Tom, el Audi R8 en blanco es el coche de mis sueños y lo tienes tú!
-Pues mira que suerte tienes, vas a poderlo conducirlo durante el tiempo que este aquí siempre que quieras.
-Pero.... como hiciste para tenerlo aquí?
-Lo compre.
-Lo compraste? Cuando?
-Hoy por la mañana.
-Pero si aún es por la mañana.
-Ya pero hice unas llamadas y... en 1 hora me lo trajeron.-me quede estupefacta, cómo podían traerle a alguien un coche de este tipo en una hora? No era muy creíble, seguramente me estuviese mintiendo, pero no me importaba el caso es que el coche de mis sueños estaba en frente de mi casa, para que pensar en como pudo traerlo aquí?.-Bueno que? Vas a subir o no?
-Si claro.- me senté en el asiento del copiloto, estaba muy ilusionada, o sorprendida o no se como, sólo se que estaba de los nervios.-Bueno y a donde vamos a ir.
-Eso es una sorpresa.-me dijo mientras arrancaba.
Era genial, definitivamente era el mejor día de mi vida y eso que sólo acababa de empezar, Tom Kaulitz intentaba enamorarme de nuevo, cosa que estaba consiguiendo con el simple echo de sonreírme, estaba en el coche que amaba y el día iba a ser muy largo y muy emocionante. A los 15 minutos Tom paró, se bajo y muy educadamente abrió mi puerta y me tendió su mano para ayudarme a salir.
-Gracias.
-Bueno, ya hemos llegado, aquí pasaremos la mañana, hasta la hora de comer, después nos iremos a otro sitio.-me di la vuelta y pude comprobar donde estaba.




CAPÍTULO 14

-El Aguamar?-pregunte sorprendida, nunca me hubiese imaginado que me iba a traer aquí.
-Si, el mejor parque acuático de la isla.
-Pero.... yo no traje el bikini.
-Ya, pero como yo estoy en todo te lo he metido en el maletero.
Abrí el maletero y ahí me encontré con un bikini, era de rayas horizontales de colorines, lo cogí y se lo enseñe.
-Este?
-Si, te gusta?-lo volví a mirar, la verdad es que era bonita.
-La verdad es que si, es muy bonito gracias.-me acerqué a él y le di un beso en la mejilla en señal de agradecimiento.
Nos dirigimos a la taquilla, Tom pagó la entrada del parque y los dos nos dirigimos a los probadores. Me puse el bañador y me dirigí fuera, entonces le vi.
Llevaba un bañador negro, largo que tapaba parte de sus piernas, por debajo del bañador se podía observar la parte de arriba de unos calzoncillos blancos de Calvin Klein. No me atrevía a seguir subiendo la mirada temiendo quedarme embobada mirándole. Al fin me concentré en ese torso tan trabajado, mientras notaba como mi cuerpo ascendía de temperatura.
No sabia que hacer, me acercaba a él? O él se acercaría a mi? Aún no me había atrevido a mirarle la cara, seguramente estaría roja,y alomejor me estaba sonriendo, con esa sonrisa torcida que hacia que mi corazón se desbocase... le recorrí de nuevo con la mirada desde el ombligo y esta vez hasta sus labios que tenían esa sonrisa típica de él.¿Cómo podía haber cambiado tanto?Si antes... lo máximo que tenía por músculos eran sus piernas de jugar al baloncesto... pero ahora...
Entonces se acercó a mi, me cogió la mano derecha y con ayuda de ella me dio una vuelta para ver bien el bikini.
-Te queda genial.
-Gracias.
-Estas guapisima Nia.
-Tu tampoco te quedas atrás te lo aseguro.-nos quedamos mirándonos unos segundos, me estaba volviendo a pillar por él, si fue verdad que alguna vez lo dejé de estar, no podía dejárselo tan fácil, quite mi mano de la suya y me aleje un poco de él.-Bueno, ¿y a que atracción vamos primero?
Montamos en todas y cada una de ellas, dejando para el final la única atracción que me daba pánico, la del tubo negro.
-Bueno venga, vamos al negro es el único que nos queda, después vamos a comer y te llevo a otro sitio, venga!-dijo enérgicamente mientras se dirigía corriendo a la cola.
-No, Tom venga vamos, ya tengo hambre.-mentí.
-Pero que es la última que nos queda ¡venga Nia!
-Tom no!
-Pero porque no?-vale tenia que decirselo, sino iba a estar pesado.
-Porque le tengo pánico.
-Que?
-Si, me da miedo es que... es tan negro y no se ve nada y esta cerrado por arriba y... y.. y me da miedo.
-En serio? Meca... bueno da igual así superas tus miedos, ademas esta es mi atracción favorita y yo tuve que montar obligado por ti en unas cuantas asi que.... esta vez te toca a ti sufrir-me espetó con una amplia sonrisa mientras me arrastraba a la cola. Vale, no podía hacer nada, lo conocía y sabia que me iba a tener que montar en el tubo si o si, así que me resigne y me puse a la cola.
Después de unos 15 minutos de calurosa espera, estábamos a 3 personas para poder bajar por el endemoniado tubo, la atracción era una especie de montaña, cuando llegabas a la parte de arriba te encontrabas con una replica perfecta de una cueva con cascada en su interior, dentro de la cueva se dividía en dos túneles, uno para bajar de uno en uno y otro para bajar en pareja, Tom y yo íbamos a bajar en pareja. Ya nos tocaba a nosotros, estaba algo nerviosa, nos montamos en el flotador y nos dirigimos a la entrada del túnel, yo iba delante y no se porque pero en un último intento de librarme puse los pies en el agujero del túnel, los puse por la parte de abajo así que Tom no se dio cuenta.
-Emm perdone pero esto no va.-El hombre nos miro y al ver mis pies puestos en la parte baja del agujero soltó una risilla.
-Mire a su novia.
Entonces Tom se dio cuenta de lo que estaba haciendo.
-Nia, no seas criá, quita los pies.
-Pero...
-Que los quites
-Me da miedo, no puedo, no quiero.
-Nia, quita los pies.
-Tom no, me da miedo.
-Quitalos.
-Que no.
-Nia, te lo pido por favor, nos está mirando todo el mundo, no seas criá y quita los pies, te lo compensare, de verdad, pero quita los pies-vale, estaba perdida, los quite y el flotador volvió a moverse hacia adelante, cuando mi cabeza se metió en el túnel, incluso antes de que empezase la bajada yo ya estaba gritando como una loca.

-Bueno tampoco fue para tanto no?-pregunto Tom ya abajo.
-Pues... es verdad tampoco fue para tanto, podemos volver a montar!?-pregunte ilusionada. Tom miró la cola, en estos momentos era casi el doble que antes.
-Creo que no, tenemos que ir a más sitios. Vamos a comer vale?
-Bueno vale...


CAPITULO 15

Nos dirigimos a la salida del parque, cosa que me extrañó mucho, ya que pensaba que íbamos a comer en este. Montamos en el coche, durante el trayecto estuvimos riéndonos, bueno, más bien él se rió de mi reacción en el tubo negro.
-Es que Nia, quede como un tonto, yo ahí todo convencido de que era la atracción la que no iba.... buff! Cuando vi tus pies y a ti mirándome con esa cara de súplica....
-Y dirías que no te di ni un poco de pena.
-Bueno... si, pero da igual... las ganas de ver tu reacción al bajar por ahí eran mayores.
-Que cerdo eres, quieras verme sufrir!-le dije toda indignada.
-No te voy a mentir.... sí, tienes razón.-se empezó a reír.-pero no te quejes tanto que al final querías volver a montar.
-Va eso no importa... Oye y a donde vamos?
-Mira-y señalo una casona blanca.-Justo ahí, te suena de algo?
Al principio no me sonaba de nada, casi hasta juraría que nunca estuve ahí, pero cuando me baje del coche y pude verla bien se me vinieron las imágenes de uno de los mejores días de mi vida, hacia unos años en ese mismo restaurante Tom me había pedido ser su novia por última vez, había sido todo muy romántico, me había traído el camarero una copa de champan con un anillo de plata que traía por dentro “Nia Ich Liebe Dich”, anillo que aún conservo aunque ya no me lo pongo, Tom había sido el perfecto caballero haciendo que me enamorase aún más de él, y ahora años después me vuelve a traer aquí a La Masía d' en Sortt.
-Tom, pero si es... me encanta en serio gracias por traerme, desde que me trajiste aquí por última vez no he vuelto a venir.
-En serio?-se rió- es que como la última vez que vine aquí con tigo me salieron las cosas bien haber si hoy me vuelven a salir igual.
-Me tendrás preparado un anillo no?-le dije en broma mientras reía.
-No, tengo algo mejor.-me dijo mientras, muy educadamente, abría la puerta del local para dejarme pasar.
La comida fue genial, Tom había reservado toda la parte de afuera para nosotros solos y había mandado que redecorasen el patio exterior, había quedado muy bonito, en el centro había una mesa de cristal con velas, las paredes estaban decoradas con telas de color negro y azul eléctrico, mis colores favoritos, y las paredes al ser blancas lo resaltaban todo aún más, estaba lleno de flores blancas, rosas y rojas, lo dicho era precioso.
La comida fue maravillosa, Tom estuvo muy atento con migo. Entonces el camarero me trajo una cajita de color negro con un lazo plateado.
-Tom que es esto?-le pregunte sorprendida mientras los nervios de mi estómago se hacían notar.
-Ábrelo-contesto con una radiante sonrisa.
Le obedecí, dentro había una esclava que traía en la parte superior “In Your Shadow” y por detrás “I Can Shine” las lágrimas acudían a mis ojos descontroladamente.
-Te gusta?- me pregunto mientras se acercó a mi y me enjuago las lágrimas.
-Tom me encanta, es precioso, además... como lo sabias?
-Lo de la canción?-pregunto despreocupadamente mientras me ponía la pulsera en mi muñeca derecha.- Bill me dijo que era tú canción favorita, y además me siento identificado con la frase, siempre que estoy a tú lado me siento mucho mejor, como si pudiese brillar.
-Eres maravilloso, lo sabes verdad?-se echo a reír- lo digo en serio Tom, eres incluso mejor que antes, más detallista, más romántico, eres perfecto.
-Tú haces que sea perfecto, tú sacas lo mejor de mí, tú eres lo mejor que hay en mí, siempre lo fuiste aunque hubo un tiempo que no lo quise reconocer y lo siento.
-Deja de disculparte tonto, con tanto cumplido vas a hacer que me ponga roja.-nos empezamos a reír.
-La verdad es que ya lo estas.-me dijo mientras me besaba la mejilla.
Estuvimos un tiempo hablando y riendo, fue fantástico, cada momento con él hacía que me diese aún más cuenta de que le quería, de que le amaba, de que no sabia que iba a hacer después del verano, ¿como volvería a mi vida normal sin él y sin Bill?.


CAPITULO 16

No quería emparanollarme más con el tema de que hacer después del verano, tenía que disfrutar al máximo estos meses, debía disfrutar de Tom todo lo posible. Leb Die Sekunde me dije a mi misma.
En ese momento sentí como una mano se posaba en mi hombro.
-Hallo-me dijo una sonriente chica rubia de ojos castaños-espero no haber interrumpido.
-No, claro que no.-contesto Tom con una cordial sonrisa.¿Cómo que no había interrumpido nada?-Te estaba esperando Alice.-¿Que ademas la conocía?
-Emm quien es?-le pregunte a Tom.
-Que es que no se lo contaste?-pregunto la chica. ¿Que tenía que contarme algo? ¿El que? Me estaba empezando a poner nerviosa.
-No, quería que fuese una sorpresa-contesto él.
-Muy bien muy bien marginarme más.-les dije toda indignada. La chica se empezó a reír, la miré mal, ella no debería estar aquí, me estaba destrozando el día más feliz de mi vida.
-No te marginamos Nia,-me dijo Tom dulcemente mientras me besaba la mejilla izquierda.-Mira, os presento ella es Alice.-la salude con mala cara.-Y ahora te vas a ir con ella.
-¿Cómo?-pregunte.
-Si, no te pongas nerviosa forma parte de la sorpresa, te vas a ir con ella a ponerte lo más guapa posible.
-Y tu?
-Yo te estaré matizando la última sorpresa del día, mi parte favorita de esta cita.
-Pero...-no quería alejarme de él, no ahora.
-Tranquila, cuando estés totalmente lista volveremos a vernos, es parte de la sorpresa y la espera valdrá la pena te lo aseguro.
No quería alejarme de él, pero sabía que no tenía elección, me levante de la silla y Alice me agarró por encima del hombro.
-Ya verás que bien nos lo vamos a pasar.-me dijo
Mire hacia atrás antes de salir de ese lugar tan bonito decorado especialmente para mí, le mire, no quería separarme de él, no ahora, no después de darme cuenta de lo mucho que lo quería.
Ya fuera del restaurante, Alice y yo nos montamos en un 4X4 x6 color chocolate.
-¿A donde se supone que vamos? ¿Que se supone que vamos a hacer? ¿Por que tengo que ir con tigo en vez de estar con Tom?- le pregunte precipitadamente.
-Haber Estefanía no te preocupes en menos de 3 horas volverás a estar con él.
-3 horas? Pero yo quiero estar con él ahora Alice por favor haz algo no lo entiendes?
-Si, lo entiendo y por eso mismo no puedo hacer nada, mira quiere que todo esto salga bien, quiere que sea perfecto por eso voy a hacer que se le caiga la baba cuando te vea, vas a parecer una princesa, te lo aseguro y también te aseguro que después del día de hoy Tom no se volverá a separar más de ti, le conozco y nunca ha hablado así de ninguna otra chica, esta enamorado de ti y quiere que todo esto sea perfecto, confiá en mí. -me quede unos segundos mirándola, no me sonaba su cara de nada así que Tom la debió conocer cuando ya era famoso, y debía de ser muy amiga de él ya que sabía muchas cosas sobre mí, la chica parecía maja y ademas nos quería ayudar, le sonreí.
-Confío en ti.
Al poco tiempo llegamos a nuestro destino, era una especie de boutique, la fachada era preciosa de un color rosa pálido de fondo y con unos dibujos fantásticos de color azul turquesa, cuando entre las dependientas me miraron de arriba a abajo.
-Hola-dijo Alice en un perfectísimo castellano.-querríamos comprar un vestido de noche para esta señorita tan guapa que me acompaña.
Al final las chicas resultaron ser muy agradables, nos ayudaron mucho y pude elegir el vestido perfecto.
Después nos dirigimos a un salón de belleza, donde según me contó Alice, la dueña era su prima.
Ahí me maquillaron, me peinaron, me hicieron la manicura y la pedicura, me ayudaron a ponerme el vestido... me convirtieron en una princesa.
(aquí os enseño el tipo de vestido y de peinado que llevó Nia, para que os hagáis una idea)




CAPITULO 17

Me mire de nuevo en el espejo del salón, nunca había estado tan guapa, era una mezcla entre elegante, natural, joven, apasionada... era una combinación perfecta...
Cuando salí del salón de belleza una limusina negra me esperaba, la gente que paseaba por las calles se quedaba mirándome, en sus miradas notaba sorpresa, alegría, celos... pude sentir sus miradas en mi espalda cuando el conductor de la limusina me abría la puerta de esta y me ayudaba a entrar, fue una sensación extraña, me sentía guapa, realmente guapa, estaba alegre, aunque todo esto me parecía raro nunca me había visto antes en una situación similar. Cuando iba a cerrarme la puerta, Alice se acercó y me susurró.
-Estás preciosa, Tom se va a quedar estupefacto cuando te vea.
-Gracias Alice, eres una buena amiga.-me guiñó un ojo y cerró la puerta.
Estaba muy nerviosa, me dolía el estómago y me temblaban las manos, no sabía que sorpresa me tendría preparada Tom, no sabía a donde me llevaba la limusina, no sabia que haría esta noche, ni siquiera sabía casi ni que hora era... no sabía nada y eso me ponía nerviosa.

Pero al poco tiempo pude vislumbrar el puerto de Ibiza, estaba realmente precioso, como estaba oscureciendo ya habían encendido las luces y estas se reflejaban en el mar creando un efecto mágico...

(ahí os dejo una foto del puerto de Ibiza iluminado :D )




Al poco la limusina se paró y el chofer me ayudó a salir de esta.
-Donde esta Tom?-le pregunte.
-No se preocupe señorita, la está esperando.
-Esperándome? Donde?-No me contestó simplemente se limitó a ayudarme a salir y a acompañarme hacia la entrada de un gran yate, un yate precios, al lado de él me sentía insignificante, pero a la vez me sentía poderosa, iba a embarcar en el, no sabía durante cuanto tiempo ni a donde iría, pero me daba igual, sólo sabía una cosa, y con eso tenía suficiente, iba a estar con el amor de mi vida durante toda la noche.

(fotaca del yate)




Subí por unas escalerillas que me conducían a la cubierta del barco, esta era de madera rojiza, empece a buscar a Tom, el barco era de cuatro plantas todas ellas decoradas de la manera más lujosa posible; me estaba poniendo nerviosa, no le encontraba, seguí buscando, hasta que estuve en la segunda planta, donde vi una mesa con cubiertos para dos personas, me acerqué a la mesa, no sabía que hacer pero estaba segura de que Tom sabía perfectamente dónde estaba asique me senté en un sofá, que había en la misma sala, para esperarle. No me equivocaba, al poco tiempo Tom apareció vestido de traje, un traje de su talla, estaba guapísimo.
-Estás guapísimo.-me sonrió, se acercó a mi y me cogió la mano derecha dándome una vuelta para verme bien.
-Eres preciosa, lo sabias?-le sonreí, me acaricio la mejilla, nos miramos durante unos segundos, los recuerdos de nuestros besos se amontonaban en mi mente, habían pasado años desde la última vez que le había besado, pero me resultaba familiar, su forma de acercase a mi, de presionar ligeramente mi cintura con sus manos y atraerme hacia él, de mirarme a los ojos un instante antes de cerrarlos y presionar sus labios suavemente contra los míos, aún recordaba el juego de su lengua con la mía, lo recordaba todo, de repente sentí una ligera presión en la mejilla derecha, un casto beso, que me estremeció y me liberó bruscamente de mis pensamientos.


CAPITULO 18

-Te pasa algo?-me preguntó.
-No, no-le sonreí.
-Bueno pues venga siéntate-me cogió de la mano, me condujo a la mesa y me ayudó a sentarme.
-Gracias.
Cenamos casi en silencio, no sabía que decirle, que hacer, que pensar.... no sabía nada... siempre le había considerado mi gran amor, el de verdad, de esos que sólo existen en los libros que tanto me gustaban, pero cuando ocurrió eso en la fiesta le odie, con toda mi alma no quise saber nada de él ni de Tokio Hotel no quería que volviese a mi vida. Pero desde que volvió a entrar en ella, desde que se porta tan bien con migo... me volví a enamorar, casi puedo jurar que le quiero incluso más que antes, pero tenía miedo de que me volviese a pasar lo mismo, volver a enamorarme, quererle de nuevo y que me volviese a partir el corazón, sabía que no podría aguantar otra vez el dolor, no sabía que hacer...
-Nia, que te ocurre?-sus palabras me sacaron de mis pensamientos.
-Nada...
-Te conozco, que te pasa?
-No me pasa nada de verdad-me miraba con preocupación, era tan guapo, se preocupaba tanto por mi...
-Vale, di lo que quieras, pero no me puedes mentir...-miró el reloj-Bueno, ya es la hora, vamos-se levantó, se acercó a mi, me cogió la mano y me condujo hasta la cubierta del barco.
Nos apoyamos en la barandilla.
-A donde vamos?
-Justo ahí-señalo un pequeño puntito en medio del ya oscuro mar.
Al poco desembarcamos en una pequeña islita, la playa estaba llena de antorchas.
Seguimos una especie de camino echo de conchas y pétalos de flores, en medio había un telescopio.
-Y esto?-pregunte asombrada.
-Mira por él-le obedecí-ves la estrella?
-Si.
-La reconoces?
-No, yo sólo conozco las más famosas.
-Pues te aseguro que aunque las conocieses todas no sabrías como se llama esta.
-A no? Haber como se llama?
-Nia.
-Cómo?-le mire sorprendida.
-Nia -me sonrió de manera torcida.-es tuya, la he comprado especialmente para ti y le he puesto tu nombre.
-Es miá? Sólo mía?
-Sólo tuya, es tu estrella.
-Pero porque?
-Por que te lo prometí.
-Me lo prometiste? Cuando?
-Hace años, cuando una noche que estábamos en tu casa me empezaste a intentar enseñar las constelaciones y me contaste cómo te gustaba la astrología. Y entonces te dije que algún día te regalaría una. Y ese día es hoy.-era cierto, ya casi no me acordaba de esa mini-promesa que me hizo... había pasado tanto tiempo desde esa noche y aún se acordaba, era increíble.
-Te gusta?
-Me encanta eres una amor, la sabías?-le abracé.
-Si, lose. -dijo con aire de prepotencia, mientras sonreía satisfecho.- Pero aún no se ha acabado la sorpresa...-me cogió por la cintura, lo sabía, sabía que ya era suya.

 

CAPITULO 19

Seguimos caminando por el caminito, este nos conducía hacia el interior de la isla.
El camino terminaba en una montaña, en ella había una gran cueva, entramos.
Esta estaba, al igual que el resto de la isla por donde pasamos, iluminada con antorchas, nos adentremos en ella, era bastante larga, entonces empecé a escuchar un sonido algo extraño.
-Que es ese ruido?-pregunté. Entonces me tapó los ojos con las manos.-Que haces? Quita que no veo y me voy a matar.
-Tranquila, yo te guio.
-No, pero porque, no veo nada y, y …. y quiero ver!-dije toda indignada.
-Lo siento pero... no puedes mirar, es una sorpresa. Y no te preocupes, no dejaré que te ocurra nada.-Se puso detrás de mí, pude sentir su pecho en mi espalda, empezaba a tener calor, sentía como mis mejillas se encendían, colocó una de sus manos encima de mis ojos y la otra en mi cintura, atrayendome aún más hacia él, un escalofrío corrió por mi cuerpo, haciendo que me sobresaltase y provocando que diese un pequeño salto
-Tranquila, no voy a comerte... aún.
-Tranquilo, no te dejaría.... por ahora.-solto una pequeña risilla.
Al poco se paró.
-Ya hemos llegado?-el sonido era mucho más fuerte.
-Si, ahora... haber sientate....
-Cómo se supone que quieres que me siente si no veo?
-Pues simple.-Se sentó él en el suelo, me cogió y me ayudo a sentarme encima de él.
-Vale, ya puedo mirar?
-Emm... si-me quitó la mano de los ojos.
Era el paisaje más bonito que había visto en toda mi vida, nos encontrábamos en una especie de mini península, en frente de mi había una cascada, ese era el ruido extraño que escuchaba, el del agua cayendo, a mi derecha había una especie de lago gigantesco, era precioso el agua era completamente cristalina, a mi izquierda había un pequeño río, que supongo que desembocaría en el lago, con una serie de estalactitas encima de este goteaban el agua de la cascada, y detrás nuestro el camino por donde habíamos llegado que estaba rodeado de estalagmitas por los lados, encima de nosotros había estalactitas de colores. El efecto era mágico, todo estaba muy iluminado y además nos encontrábamos sentados sobre un cojín, muy blandito, de color rojo escarlata del mismo tamaño que el de un colchón.
-Es, es precioso-le dije, con un hilillo de voz.
-Te gusta?
-No, me encanta,-aprovechando que estaba sentada encima de él, entre sus piernas, me apoyé en su pecho, ese pecho que me volvía loca.-es la cosa más bonita que he visto nunca.
-Incluso más que yo?-me eché a reir.-Porque yo estoy seguro de que esto no es ni la mitad de bonito de lo que lo eres tú.
Me di la vuelta, nuestro rostros quedaron a escasos 30 cm. Le observe detenidamente, cada centímetro de su perfecto rostro, sus ojos, esos ojos color chocolate que me encantaban, su piercing en la parte izquierda de su labio inferior, me fijé en sus labios, sus carnosos y dulces labios, una sonrisa torcida se dibujo en su boca, le miré a los ojos y le sonreí, puse mis manos alrededor de su cuello, me cogió por la cintura y me atrajo aún más hacia él, sólo 10 centímetros de su boca, no pude reprimir más el deseo, no me importaba que podría pasar, en que acabaría esta locura; acerqué mi boca aún más a la suya, pude sentir su aliento, cerré los ojos y me deje llevar, por el deseo, por la pasión, por el placer, por el amor... nuestras lenguas jugaban, nuestro cuerpo ascendía de temperatura, mis manos jugaron por dentro de su chaqueta, le empecé a desabrochar la camisa, no podía soportarlo más le deseaba, más que nunca, le quería, más que a nada en el mundo.
-Te quiero-me dijo entrecortadamente.

22 comentarios:

  1. niñas! me gusta^^ ahora por vuestra culpa voy a volver a las andadas de estar enchufada a los fics XD
    un besii

    ResponderEliminar
  2. No pasa nada Laura....
    es un buen vicio no?? jaja
    bueno tia pues m encanta q te guste mi fic!
    un besote (L
    y sigue leyendoo ehh ^^

    ResponderEliminar
  3. no lo dudes pero subir mas joer! XD

    ResponderEliminar
  4. buff em encanta giiirl
    me encanta:D

    ResponderEliminar
  5. oye me voy a cagar en todo eh
    no permito que pongas tan poco minimo tenias que haber puesto 20 capitulos no es justo!
    quiero mas y ya! joder que que que quiero ver que pasa que se me puso ami tambien la piel de gallina con el susurro en el oido joder jajajaja
    que yo aunque parezca que no me meto en el papel de la tia y sufro sin saber que pasara en mi vida... asique MAS

    ResponderEliminar
  6. dios! quiero más! m encanta tu fic, creo que es el mejor de todos los de este blog, escribes genial y..cuando publiques un libro avisame porfavor que lo compro ;)que sepas que engancha mucho es como una puta droga, y por tu culpa me he vuelto a meter en el mundo de los fic.
    un beso

    ResponderEliminar
  7. ARGGGGGGGGGGGGGGGG enserio te estoy cogiendo un odio que flipas!! SUBE MAS JODER! esque enserio jajaja no me gusta que subas tan pocos tenias que haber subido MINIMO hasta el capitulo 2O
    me encanta reina un besito

    ResponderEliminar
  8. wekluidghfwqielghfwugf
    MAS

    ResponderEliminar
  9. o.o espero que eso que has escrito de que no les molan las fans españolas sea mentira porque sino me cagare en toda su futura descendencia XD
    me encanta

    ResponderEliminar
  10. me encanta!!
    mas mas mas mas mas

    ResponderEliminar
  11. jaja no esq estaba un poco cabreada con ellos xq (con perdon) son unos cerdos pasan de españa como de la mierda y me cabree y lo escribi aunq no m salio muy bien.... v.v pero bueno algo es algo jaja

    ResponderEliminar
  12. va pero como eres asi? solo uno? a qe te mato
    quiero mas aviso que rico el niño

    ResponderEliminar
  13. solo uno?
    necesito más! jeje
    me encanta como escribes :)

    ResponderEliminar
  14. un capi muy largo¿ si es muy corto... hoy tenias que habes subido MINIMO el dia entero que pasa con el joder... :(

    ResponderEliminar
  15. no puedo publiacar el dia entero xq son unos 4 cappituloso x ahi!
    xDDD
    poco a poco no t estreses :P

    ResponderEliminar
  16. que si que no que si que no que si
    ¿volvemos? XD
    me encanta

    ResponderEliminar
  17. jaja axias :)
    tia lee el de diario de una tokiohotelera q tambn es mio y dime q t parece ;)

    ResponderEliminar
  18. lo ley y me encanta creeme xd
    yo una vez empece el diario de una groupier pero nunca lo continue

    ResponderEliminar
  19. xDDD pues tia continualo haz cappis y lo publicas aqui nena q solo somos 3 y (xq bego aun no subio nada u.u ) x eso tiia haz fic o si tienes alguno x ahi t pones tambn de contribuyente y asi puedes subir
    piensatelo si???

    ResponderEliminar
  20. tia jaja el de bego es el minifci ese XD
    bah que va yo no sirvo para eso... XD
    jo, que romantico todo, yo quiero uno asi XD

    ResponderEliminar
  21. ai dios y ahora q??
    y ahora que se supone que pasa?¿
    venga mas mas!!!

    ResponderEliminar